Páginas

lunes, 10 de septiembre de 2018

Vídeos Previos


Fin del Año Cero
________________________________________

México Necesita una Revolución
________________________________________

Prácticalo
________________________________________

La Gran Alineación
________________________________________

Carta Abierta

La Reunificación de la Raza.


- La reunificación de la raza, es un concepto complejo nacido en este libro que busca dar a entender de manera global el proceso mediante el cual la humanidad se reencuentra en una sola comunidad biológica, social, económica y cultural. -

Hoy, se habla mucho de la globalización como un fenómeno de expansión económico, social y cultural que tiende a conformarnos como una comunidad mundial. Sin embargo, este concepto parte solo desde la revolución industrial para algunos y desde el renacimiento para otros. Además de que solo mide sus consecuencias y alcances principalmente en lo económico y parcialmente en lo cultural, pero dejan de lado lo biológico. Lo que, de hecho, comenzó todo; siendo entonces, lo más importante. Por eso es que nace el concepto de: “La reunificación de la raza”. Frase que antepone el aspecto humano desde el principio.

Esta frase describe la relación del homosapiens con su historia biológica, social, económica y cultural de manera muy amplia. Pues hoy, el homosapiens se encuentra en un punto en su historia que no entiende. Y que por tanto es indispensable explicar en todos sus aspectos y no solo en los económicos. Y que, de hecho, deben de explicarse principalmente desde sus aspectos biológicos, pues son los primeros y los más trascendentales.

Hoy, todos y todas como homosapiens nos encontramos con disyuntivas que no tienen precedentes ni en nuestra historia ni en la historia biológica de ninguna especie. Pero como ya lo dije en este libro: Lo mejor es hacer un análisis de nuestra historia como un conglomerado de hechos entrelazados para entenderla bien. Es así que a continuación redactaré qué es la reunificación de la raza, qué implica en la actualidad, y hasta dónde puede llegar.










Compartir en ...


lunes, 1 de enero de 2018

Manifiesto de La Gran Revolución



- El poder corrompe del todo. - Y es ese el poder que ostentan algunos y algunas políticos. Es un poder otorgado por el pueblo de México, otorgamiento, que no siempre ha sido de forma consciente, pues las decisiones sociales que como pueblo hemos tomado; no son precisamente lo que hemos pensado.

El pueblo (y ya incluyendo a su cultura), la sociedad mexicana, no es lo que quiere ser ni lo que puede ser; esto a partir de una serie de conflictos de autopercepción provenientes de trescientos años de esclavitud y saqueo, cien años de guerras y divisiones políticas, más cien años de un inequitativo y mediocre crecimiento.
- El gobierno del que tanto nos quejamos es la secuela final de un sistema que se acarrea a nivel mundial. -
Para darle inicio a este manifiesto, explico: El principio del poder radica en el control que algo o alguien pueda tener sobre una cosa u otras personas. Y si en los principios de las sociedades humanas el poder era tomado por una persona o por una familia y sus amigos; hoy tenemos a un sistema como poseedor del control de la estructura gubernamental. Pero que a su vez este sistema es creado y controlado por personas; que en esta democracia son representantes electos por nosotros. Por lo que teniendo en cuenta lo anterior podemos decir que si nos quejamos de nuestro gobierno; nos quejamos de nuestro sistema y por tanto nos quejamos de nuestros representantes; que al ser electos por nosotros. Debemos concluir, que nos quejamos de las decisiones que como pueblo hemos tomado.

Decisiones, de las que como ya dije no somos del todo consientes, donde dicha inconsciencia proviene de una gran ignorancia de nuestra historia y cultura; pues tenemos una serie de anhelos y sueños sin sustento en la realidad. Mismos que provienen de los dogmas religiosos y de un involucramiento del extranjero, que no solo es en lo político y en lo económico como se suele pensar, pues ese involucramiento es también en lo referente a lo que es ideal y correcto, que al provenir de historias y regiones distintas; no se adaptan bien a nosotros. Pero aún más importante; esos anhelos y esos sueños provienen de nuestro autodesprecio, que nos lanza a evadir una parte importante de nuestra realidad. Sin embargo, esto de evadir nuestra realidad, no es una conducta única de nosotros; pues esto tiene un origen lógicamente humano que debemos y podemos analizar para así mismo cambiar.
- La “raza” mexicana es muy vilipendiada por sí misma. Ya sea descarada o hipócritamente. Pues básicamente los sectores que pretenden o parecen más educados, murmuran este desprecio. Mientras que, en los sectores menos educados, se grita. -
Este autodesprecio desaparece cuando entendemos el cómo llegamos a la situación que nos incomoda, y dicho entendimiento llegará con el estudio de nuestra historia; desde nuestros vestigios arqueológicos hasta de nuestra propia humanidad. Pues solo este conocimiento nos dirá como llegamos a la situación que nos incomoda y cómo salir de ella. Dicho de otra forma, lo que nos incomoda es nuestro gobierno. Y pese a lo que se pueda decir con grandes argumentaciones de que hoy no tenemos acceso a nuestro gobierno, lo cierto es que no podemos negar que hoy, en esta realidad como sociedad, si podemos actuar. Pues debemos recordar que en 1810 los mexicanos eran más pobres en educación, salud y bienes materiales; y lograron independizarnos. Y también debemos recordar que en el año de 1910 los mexicanos también eran más pobres en educación, salud y bienes materiales; y lograron democratizarnos.
- Aún cuando la independencia no fue total ni la democracia fue completa. Hoy las podemos terminar; pero cuanto antes debemos actuar. -
En esta estructura de gobierno existe un gran hueco: Es un espacio entre el poder ejecutivo y el poder legislativo. En este hueco hay una ausencia de ciencia; es decir: En la democracia griega antigua, (pues es ahí y en esa época donde comienza lo que hoy conocemos como democracia) los eruditos, sabios, pensadores y filósofos en general eran los líderes del gobierno; o al menos estaban muy cerca del poder. Otorgándoseles un gran respeto. Pero en esta democracia mexicana, la distancia entre los científicos y estudiosos, con respecto a los partidos políticos y el poder; resulta ser abismal o ser tan solo un acercamiento de etiqueta.

El pensamiento ordenado, calculador y propositivo, es el pensamiento que falta en el gobierno. Pues aun cuando este pensamiento es constantemente llamado para resolver problemas, no es escuchado para prevenirlos; por ejemplo: Las universidades y centros de estudios pueden analizar al cambio climático…; pueden advertir sobre las consecuencias de este…; e incluso hasta pueden proponer ideas para evitar el probable caos… Pero bajo ninguna circunstancia y por ningún motivo pueden tomar las riendas para ejercer esas ideas. Pues estas riendas están circunscriptas exclusivamente a los políticos que además deben pensar solo como políticos. Trágicamente, además, ese pensamiento político es cerrado y oportunista contrario al científico que es abierto y propositivo.

Sabemos bien que hay quinientos diputados y ciento veintiocho senadores; y que es en el debate conjunto y público de estos representantes donde se toman las decisiones de este gobierno, pero es mejor conocido el hecho de que las decisiones se toman en las mesas directivas de los partidos políticos; donde participan algunos metiches: (Oficialmente solo se admiten a tres y no como a metiches) Son los asesores presidenciales, el personal de confianza y los cabildeadores. Pero extraoficialmente, sea por medio de estos e incluso directamente, participan empresarios-as, ex-gobernantes (supuestamente retirados), representantes (y solo los representantes) de organizaciones civiles o sindicales nacionales e internacionales, gobiernos extranjeros, narcotraficantes y hasta jerarcas de organizaciones religiosas. De los cuales no sabemos ni podemos averiguar quiénes son, y en el caso de los que tienen un sueldo ¿cuánto ganan? Pero aún más importante no sabemos qué tanta influencia tienen en las decisiones que se toman en nuestro gobierno.
- Todos estos metiches argumentan su presencia, exponiendo su experiencia, conocimiento o liderazgo sobre algún tema o situación en específico; y por esto también se hace obvio que su influencia en nuestros representantes puede ser o es casi total. -
Pero lo anterior no sería tan preocupante, si las decisiones que se tomaran fueran las adecuadas para todos y todas. Es decir, si viviéramos en una dictadura, en donde él o la dictadora tuviera una visión amplia, inteligencia suficiente, empatía por las personas, liderazgo y fuerza. Seguramente no nos quejaríamos tanto. Pero encontrar a alguien así, ha sido imposible; y experimentar no ha funcionado. Ahora; y si quisiéramos exagerar, y tuviéramos mucha suerte para encontrar a alguien así. Es seguro que esa o ese utópico personaje no sería eterno. Lo cual nos limita a esforzarnos en conjunto como sociedad para cambiar a nuestro gobierno de manera sinergial con nuestra actitud. Pues es imprescindible revalorar nuestros conceptos sobre lo que es ideal y correcto.
→ La propuesta es sustituir al senado de la república; pues dado que también provienen de los partidos políticos como la cámara de diputados; no tiene caso que las leyes sean propuestas, revisadas y votadas por los mismos grupos (mesas directivas de los partidos políticos, con la desastrosa y fastidiosa inclusión de los metiches). Pues por esto no se cumple el principio de revisión ya que las votaciones son siempre en el mismo sentido y porcentaje en ambas cámaras, a menos que se equivoquen en crearlas o en revisarlas.

El senado sería sustituido por un consejo de académicos-as y especialistas provenientes de las universidades y centros de estudios, apoyados por las y los estudiantes. Esto incluye a las universidades privadas y a las del ejército. Su función no será de revisar las leyes que la cámara de diputados proponga; más bien su función será de generar precisamente la propuesta a ley.

- Recordemos que el argumento principal de los metiches, es su conocimiento o experticia sobre algún tema. Pero no existe ningún grupo más amplio, plural y lleno de conocimiento y experticia, que la propia comunidad académica y universitaria, la cual contiene a personas de todas las posiciones económicas; de todas las regiones del país; de todas las etnias y hasta extranjeros; también se incluyen a creyentes y pensadores de todas las religiones y filosofías de vida, así como a miembros de todas las generaciones (edades). - Y, aunque se supone que la cámara de diputados es una representación más plural y directa, se aclara que ésta no dejará de existir, solo tiene que hacerse más real eliminando tajantemente a los plurinominales.
- Lo que se necesita es una representación plural y más especializada que provenga de un conjunto diferente a la de los partidos políticos (mesas directivas + metiches) pues estos gozan de un poder absoluto al revisar y al aprobar las leyes que ellos mismos proponen. Además de tener un pensamiento ya de origen divisor (partido = de partir o dividir). -
Las y los representantes académicos no serían cogobernantes del poder. Ellos y ellas solo serían portavoces de las universidades y de los centros de estudios, por lo que pueden no ser solo representantes, más bien serían comités con sus respectivos voceros o presidentes-as. De tal manera que el debate comenzaría en mini-congresos en cada escuela y facultad. Así sus decisiones no serían amplias, serian específicas. Por ejemplo: En las facultades que estudien las ramas de biología, escucharán y analizarán los nuevos descubrimientos y los datos de la biología y sobre de estos propondrán leyes y/o acciones a seguir sobre el tema. Estas propuestas se llevarían al consejo académico mediante sus respectivos comités y se conjuntarían con las propuestas de las demás escuelas y/o facultades afines. Para que, con un análisis calculado en datos duros, se estableciera una propuesta de ley.

Posteriormente se llevaría a la cámara de diputados en donde solo se discutiría el -cómo- llevarla a cabo. Pues como originalmente esta propuesta se sustentaría en datos duros y científicos, no se tiene porque debatir el concepto. Para explicar esto: Si este consejo determinara con datos duros y científicos, que en alguna zona geográfica no se debe sembrar cierto tipo de grano por razones ambientales, la legislación debe prohibir la siembra de ese grano en esa zona y punto. Pero en este sistema político seguro saldrían con la “¡estupidez!” de que en la mitad de esa zona geográfica se puede sembrar ese grano y en la otra no; con el repetitivo argumento de que en la negociación todos deben de salir ganando algo (negociaciones que siempre se dan en lo ´oscurito´).

Recuerden que el pensamiento político es oportunista y de origen divisor, por lo que, si la siembra de ese grano en esa zona les proveyera de dinero o de votos, no dudarían en permitirla pese a todas las contradicciones ambientales o sociales.

Regresando al consejo universitario, éste estaría divido por las áreas de la ciencia y su representación será determinada por la cantidad de disciplinas o carreras de las ciencias; agrupándose en las físico-matemáticas, en las ingenierías, en las médicas, en las biológicas, en las administrativas, en las de ciencias sociales, en las humanísticas y en las artísticas. De tal manera que no se descuide a las áreas que tuvieran un menor número de estudiantes, asignando un número específico por cada área o materia. Para que sea una división de ese consejo universitario, por cada área o disciplina de las ciencias. (el número de personas y su procedencia por universidad o centro de estudios, tendrá que ser determinado por un análisis más amplio y democrático a lo largo de este proceso de cambio y actualización de nuestro gobierno). - Lo que conocemos hoy como poder legislativo se sustenta en un pensamiento muy simplón: Que si de izquierda; que si de derecha; que si de ultraizquierda; que si de ultraderecha; que si de centro o que si de hasta de ultracentro. Originado en la división de castas del siglo XVIII. -

La inclusión de las universidades y de los centros de estudios, es con el fin de imponer en los poderes de la unión a un pensamiento ordenado sistemático y previsor; como lo es el científico. La idea surgió a partir de este principio, y al analizarla con detenimiento observé que una representación universitaria no tendría el tamaño de un partido político; más bien tiene la fuerza y el sustento suficiente, para ser un verdadero cuarto poder de la unión.

Yo sé que la idea es tan radical y parece tan nueva, que pudiera ser peligrosa; sin embargo, no es una idea nueva; y en el libro menciono cuáles son sus antecedentes. Pues en la propia existencia del senado de la república se encuentra inserta.
En lo que quiero hacer hincapié es en resolver los tres problemas fundamentales de este gobierno: 1° La falta de vinculación entre el poder y la ciencia, 2° La intromisión de personas ajenas a nuestra representación, y 3° El poder absoluto que ostentan las oligarquías partidistas (metiches y merolicos).
- Donde está sucio, se tira basura. Y si la silla presidencial es un lugar propicio para la corrupción, lo que debemos cambiar es la estructura misma del poder. -
- Si en el momento en el que el pueblo vive en la pobreza económica, educativa, de salud y de seguridad, ya se debe de imponer un cambio, cuando los gobernantes llegan a la criminalidad se debe de imponer una revolución. -
En el caso de las universidades, y más especifico; de las y los estudiantes, académicos-as e investigadores-as. No creo que por el momento tengan la capacidad para organizarse como lo planteo en la propuesta legislativa. Ya que los que están en el conjunto de todas las universidades y centros de estudio de todo el país; representan muy bien a esa sociedad apática que engendró la corrupción en el poder. Pero las conciencias ya están cambiando:
- La lucha que con este manifiesto se inicia, tendrá sus principales batallas y sus principales victorias sobre los costumbrismos e ideologías que nos han llevado a donde estamos; ya que éstas son el origen de todos nuestros desordenes de gobierno y sociales. Por eso también llamo, a una revolución de actitud. -
Por otra parte, y así como vamos, lograremos una democracia real; y una independencia total; … ¡Pero dentro de cien años! Y en el contexto en el que nos encontramos apenas tenemos quince o veinte años para obtener el cambio social, económico y político que tanto necesitamos. Pues este contexto tiene tres aristas que nos obligarán a actuar:

La primera: La ausencia de combustibles fósiles y de recursos naturales y alimenticios. Es un hecho que el agotamiento y la mala administración de nuestros recursos, nos causa un terrible daño; pues México depende por completo del desarrollo científico externo y de los hidrocarburos. Siendo que solo la ciencia y el conocimiento propio, podrán balancear esa mala administración. Es obvio que estamos en verdadero riesgo.

Segunda: El calentamiento global. Este fenómeno es una serie de cambios atmosféricos que, sin duda alguna, serán lo suficientemente fuertes para inhibir, sea por sequias o por inundaciones, el crecimiento de las plantas; base de la cadena alimenticia de la cual somos parte. Además de los vistosos, pero ´menos´ peligrosos huracanes, mareas y tormentas.

Tercera: La situación geopolítica. Este punto se refiere a la inestabilidad mundial provocada por un sistema económico voraz e inequitativo; y a las visiones polarizadas de los líderes de cada país o región, las cuales además de imprudentes pueden ser belicosas. Y hago un énfasis en esto, ya que bajo las dos aristas anteriores este punto último nos llevará a un caos en todo el mundo; pues para sobrellevar los cambios atmosféricos y el agotamiento de los recursos naturales, lo que se requiere es unidad mundial. Pero con las idiosincrasias supremacistas y hedonistas: La unidad será lo que principalmente va a faltar.

Y en el otro flanco de esta arista tenemos el empoderamiento de los grupos delincuenciales (traficantes de drogas, armas, personas, redes de prostitución infantil, lavadores de dinero y hasta estafadores-as multimillonarios). Los cuales, siendo parte de esta sociedad mundial, se verán tan afectados en lo individual como todos los demás, el enfoque a ellos y ellas es por el desorden social, político y económico que provocan, pues sin lugar a dudas, aumentarán el caos.

En estas tres aristas encontramos una urgencia de cambio positivo en nuestros sistemas de gobierno, sociales y económicos. Ya que en una situación de caos mundial. México es uno de los blancos; pues su clima, aunque afectado, es idóneo para adaptarse a un cambio de clima abrupto, por estar en uno de los trópicos, por sus yacimientos de minerales, metales e hidrocarburos. Y así como por su vasta fauna y flora marítima y terrestre.

De lo cual, los países corruptos ya se han dado cuenta. Y aun cuando en el presente esto pareciera ridículo: En una situación de caos mundial, los gobernantes de estos países tienen las armas y la organización necesaria para “aprovechar” nuestros recursos naturales, aun si tuvieran que hacerlo por la fuerza. Y si creen que estoy exagerando, recuerden que ya nos ofrecieron su ayuda en “la iniciativa Mérida”; donde su ayuda es tan "dadivosa" que provocó fuertes protestas en todos los sectores sociales y culturales de nuestro país; pues en su “ayuda”, nuestro ejército les tiene que rendir cuentas al suyo. - Y eso que era una modesta ayuda para tratar de resolver un problema internacional del que ellos y ellas son más culpables. - Recordando, además, que en todos los demás tratados y supuestos acuerdos se han estado vulnerando nuestros derechos.

Ahora: - Si en una crisis global nosotros no tuviéramos el orden social y de gobierno adecuados para enfrentar cualquier eventualidad, no duden que una coalición de países nos “ayudará” a utilizar y administrar mejor (para ellos y ellas) nuestros recursos naturales, como lo están haciendo hoy con Medio Oriente en general. -
- El pueblo de México ya tiene el deseo de cambio, y habiéndolo intentado en varias ocasiones ha fallado, porque repite las mismas ideas fallidas para solo tratar de solucionar los mismos problemas viejos. -

¡Se necesitan ideas radicales que se salgan de los estereotipos!

- Esta propuesta está a debate; pero lo que no está a debate es el cambio positivo en nuestro sistema de gobierno, económico y social. Tomando en cuenta la necesidad de vincular a la ciencia con el poder, (pues es un pensamiento ordenado y previsor el que nos hace falta); la necesidad de evitar la influencia de personas o grupos ajenos a nuestra representación; e impedir que un solo grupo o persona vuelvan a tomar el poder absoluto en nuestro gobierno. -







Compartir en ...